sábado, 7 de octubre de 2017

Donde habita la gente auténtica


Mi hermana la Toñi. Una persona auténtica. 

No sé cómo coño lo hizo mi madre. Y digo mi madre, porque fue ella la responsable directa de educarnos a mis hermanas y a mí. Mi padre, de vez en cuando, se quitaba la zapatilla para asustarnos. Pero buah… no le teníamos miedo, aunque él cree que sí. No recuerdo ninguna sala de tortura en mi casa para obligarnos a decir la verdad. No recuerdo ningún discurso ni bronca específica al respecto. Alguna bronca, digo, producida porque nosotras hubiéramos mentido.  Por supuesto (y esto es algo que ocurre mucho en los pueblos) ser una persona honesta era deseable y, ahora que lo pienso, puede que el hecho de no recordar concretamente ese proceso educativo sobre ir en la vida con la verdad por delante se deba a su transversalidad. A que estuvo tan integrado en la educación que recibimos que, quizás, no hiciera falta ningún discurso concreto. El caso es que ni mis hermanas ni yo sabíamos ni sabemos mentir y, cuando lo hacíamos, íbamos llorando a la casa a confesar lo mal que nos sentíamos por lo que habíamos hecho.

-Mamá… -mi hermana llorando… -he hecho algo muy malo ¡¡¡¡ahhhhhhhh!!!!!!!!!
- ¡¡¡¡Qué has hecho por Dios!!!!!! – mi madre…
- ¡¡¡¡¡Que he hecho chuletassssss!!!!!!!!!!
- ¿Eso qué es??? Claro… mi madre se pensaba que la niña había montado una barbacoa en el colegio.

Mi hermana lo confesó a la profesora y a mi madre. Qué mal rato. Como pa mentir…

No quiero ser teórica aquí. No estoy hablando de que la vida es ficción y que en el fondo todo el mundo miente y blablablabla… Hablo de no vivir, de manera intencionada, contando mentiras a la gente que te rodea. Hablo de

martes, 11 de octubre de 2016

Sororamente solas | Huelga de éxitos


Estoy rodeada de éxito. Mis contactos en redes sociales – en su mayoría activistas feministas- también parecen estarlo. Parimos proyectos, publicamos, damos a conocer nuestras nuevas aventuras, hablamos de trabajo, de creatividad, de cursos, de nuevas metodologías, de sororidad, de blogs… Me incluyo. Por supuesto… Joder… ¡qué bien le va a la gente y qué bien me va a mí! ¡Cada plato que sale de mi cocina es una celebración y un akelarre que todo el mundo debería recibir como una iniciativa subversiva, ¡por supuesto! Porque yo todo lo que hago lo hago con perspectiva. Tengo la perspectiva de género metida en el coño. Me sale, así… Desde la espontaneidad… 

Es broma.

Aunque creo que como feministas podríamos ocuparnos más a menudo de romper paredes y de mostrar qué hay detrás de nuestros logros, qué hay detrás de las apariencias, qué hay detrás de nuestras vidas y, en definitiva, arriesgaros a hablar de las partes oscuras y dolorosas que nadie quiere mostrar para desmantelar esa imagen de éxito y sin conflictos internos y externos… Aunque creo que la barrita que separa los términos binomios es la pared que hay que derribar. Aunque crea que esa labor forma parte también de la lucha contra el ideal heteropatriarcal y falso de sociedad que pretende hacernos ver que todo está bien… Aunque realmente creo en esto, no se da. Más bien lo contrario: la ausencia de expresión pública de nuestro dolor, trabas, situaciones económicas en nuestros muros y conversaciones públicas, a mí particularmente me ha hecho sentirme sola y estúpida cuando expongo lo “verdaderamente personal”: aquello que me agobia y me duele. Como como decía Despentes- no es cierto, ni siquiera creo que exista esa imagen de ascendente personal que proyectamos.

Imagen de Pawel Kuczynski


Hace una semanas, muy dolida con el mundo porque soy asquerosamente sensible y todo me afecta… acudí a una amiga para derramar mi rabia y mis ganas de desaparecer. Ella me dijo algo bonito: “a mí me pasa que cuando te leo, se me quita la soledad”. Hablábamos precisamente de escribir sobre nuestras mierdas. De exponerlas… Volví a caer en la palabra “referente” y en lo importante que es para nosotres y ya no en el sentido tradicional que le damos: referentes de personas que tienen éxito al hacer lo que le gusta o que simplemente siguen su camino con mayor o menor autenticidad. Referentes de personas que nos marcan caminos diferentes a los andados. Esos también pero no esos. En esta ocasión, la palabra me resultaba tremendamente importante desde otro punto de vista: referentes para sentirnos acompañadas en nuestras mierdas, para abrazarnos desde la lejanía, para no sentirnos tan raras ni nos den ganas de –a veces- desaparecer. Referentes de dolores y de lágrimas y de pobreza… Importantes referentes para no sentirnos más bichas raras. Para que no nos sintamos tan sororamente solas. Para decir "oye mira, también le pasa a ella. Vamos a unirnos".

Yo, que tengo 33 años y estoy actualmente desempleada y buscando el camino para dejar de sentirme culpable y disfrutar de ello. Que he enfermado últimamente de estrés y siento el cansancio en cada parte de mi cuerpo, que no sé lo que es no vivir en la precariedad y la inestabilidad o sin llevar doscientas iniciativas a la vez, que he sufrido

lunes, 20 de junio de 2016

El problemón de vivir sin miedo

vivir sin miedo


Tengo un problema. No tengo miedo.

Bueno sí… hay veces en los que lo he tenido pero no he hecho del miedo el eje transversal de mi existencia. Muy a pesar de todo, claro, porque ¿qué ha estado más presente desde los inicios de nuestras televisivas existencias que el miedo? A mí todo, desde luego, todo el mundo se encargaba de recordármelo. Volver a casa sola, hacer tu propia vida, decidir que no quieres más en un sitio, borrar tu existencia de un lugar, decir bye a una persona determinada, querer tener una vida sexual libre y plena…

El miedo es la piedra angular de nuestra socialización de mierda. Criamos a alguien con ese algo bajo el fin, en teoría, de conseguir una pizca de prudencia pero ¿no nos pasamos un poco? 

Una sociedad enferma de miedo; una sociedad que usa el miedo para mantenernos a raya y en la que, por poner un caso, cada violación que alcanza la voz pública es usada en lo cotidiano como ejemplo para que el resto de mujeres aprendamos la lección: la de no salir a la calle porque “¿¿dónde vamos sin miedo por la vida??”… Porque la cuestión cuando una mujer es violada no es qué vamos a hacer para detener esto. La cuestión y lo que ocurre después de aquello es que alguien te suelta “ten cuidado hija, ¡mira lo que le ha pasado a la chiquilla de…”. Y tú sintiéndote rara porque –a pesar de saber lo que le ha pasado a la chiquilla de… - sigues sin tener miedo y sales a la calle con la osadía con la que comúnmente te mueves a los 16 años, con música motera de fondo de chica mala y sintiendo que te estás comiendo el mundo porque eres valiente. Temeraria. Peligrosa. Algo está mal en ti y eso te gusta. Sin miedo... Y ¿es ese un sentimiento erróneo? Sí seguramente cuando llevas una falda corta y te gusta pintarte como una puerta. Para el resto lo es. 

Lo sería, sin duda, un problemón… si algún día te pasa lo que le pasó a Mariquilla. Entonces habrás perdido y todo el mundo habrá ganado. O no… Me pasó "lo de Mariquilla"… Un día, subiendo a las tantas por la calle que me llevaba a mi casa

sábado, 30 de abril de 2016

La Ventaja Indiscreta. El ojo desde el que miramos: es ojo que nos mira

Detrás de la alegría y la risa, puede haber una naturaleza vulgar, dura e insensible. Pero detrás del sufrimiento, hay siempre sufrimiento. Al contrario que el placer, el dolor no lleva máscara. El dolor es la única forma de llegar a la verdad porque detrás del dolor solo hay dolor. Oscar Wilde.







Pensando en el funcionamiento de los estereotipos de género en nuestro sentir diario, me topé con un nuevo visionado de La ventana indiscreta de Alfred Hitchcock (1954).



El film me aportó una serie de reflexiones sobre interacción social y ventanas “internas” y “externas”: sobre el eterno binomio de nuestras vidas y sobre cuestiones en parte ya apuntadas por la semiótica y el estructuralismo.


Autoras como Teresa de Lauretis abrían, en 1970, una enorme sandía cargada de jugo: “la categoría «mujer» no [podía] considerarse evidente por sí misma ni universal, sino que cada sistema de representación […] y cada discurso producido por éste, [entendía] por «mujer» una realidad más o menos diferente” (VV.AA., 2003, p. 141).


Evidentemente, estos planteamientos abren un espectro de posibilidades identitarias mucho más amplio del normativo         “mujer(versus)hombre” y plantea un hecho mucho más interesante en todo este proceso: ¿cuál es nuestra responsabilidad creativa en la construcción del hetero-patriarcado?


Esto es así, porque los planteamientos de Lauretis junto con autores como Roland Barthes o Umberto Eco ponían el foco en que las diferentes prácticas discursivas más que representar, construyen diferentes realidades por lo que también somos responsables del proceso.


Pensé entonces en lo que he bautizado como “el dispositivo de la ventana indiscreta” que consiste en la reflexión siguiente.


El “éxito” del sistema normativo como binomio (en este caso, hombre/mujer) pasa por la amputación de una “verdad” (lo decía Lauretis): la verdad de que la universalidad no existe ni siquiera para hombres y mujeres. La verdad de que hay tantos hombres y mujeres como representaciones que hacemos de esas “identidades primarias”. La verdad, por tanto, de que, si hay tantas mujeres como mujeres, no existe ninguna categoría común (la de mujer) que deba colocarnos entre paréntesis. Tampoco, evidentemente, la de hombre (no paso por alto que, obviamente tenemos cosas en común por imposición y que las luchas comunes: de mujeres, por ejemplo, tienen sentido).


Por qué llegamos a un sistema de verdad binómico amputando las otras verdades es la pregunta que nos hacemos en esta ventana indiscreta. El proceso no es diferente a cómo funcionan los estereotipos que manejamos.


Estereotiopos: una triple mentira

miércoles, 6 de enero de 2016

No estoy aquí para pedir disculpas o ganarme su aprobación. Discurso de Emmeline Pankhurst | Parte 4

Ir a la Tercera Parte del discurso

Antes de continuar con la última parte del discurso de Emmeline Pankhurst, tengo que agradecer a Laura Montiano (entre otras cosas, filóloga inglesa, amiga y compañera de Equiláteras) por haber realizada la traducción de la última parte. Como habéis podido comprobar, el discurso es bastante largo y le pedí una "mano-ayuda". ¡Muchas gracias compañera! Os dejo con la última parte del discurso...

Ahora, quiero dirigirme a aquellos que piensan que las mujeres no pueden triunfar, hemos traído al gobierno de Inglaterra a esta posición, a que se enfrenten a esta alternativa: o bien hay que asesinar a todas las mujeres o hay que permitirles votar. Pregunto a los hombres americanos de esta reunión ¿qué dirían si en su país les planteasen esta alternativa: que o las matan o les dan su ciudadanía –a las mujeres, muchas a las cuales respetáis, mujeres que ustedes saben que han tenido vidas útiles, mujeres que saben, aunque no las conozcan personalmente, que se mueven por grandes propósitos, mujeres que persiguen su libertad y el poder de realizar servicios públicos beneficiosos? Bueno, sólo hay una respuesta a esa pregunta; sólo hay un camino, a no ser que estén dispuestos a retrasar la civilización dos o tres generaciones más: deben conceder el voto a las mujeres. Ese es el resultado de nuestra guerra civil.

Ustedes se ganaron su libertad en América cuando tuvieron la revolución, con matanzas, con sacrificios de vidas humanas. Ganaron la guerra civil mediante sacrificios humanos cuando decidieron emancipar a los negros. Han delegado en las mujeres de sus tierras, los hombres de todos los países civilizados han delegado en las mujeres el trabajo de su propia salvación. Y así es como lo estamos haciendo las mujeres de Inglaterra. La vida humana es sagrada para nosotras, pero nosotras decimos que si alguna vida tiene que ser sacrificada, que sea la nuestra; no lo haremos nosotras, pero podremos al enemigo en la tesitura de elegir entre darnos la libertad o darnos la muerte.

Emmeline Pankhurst in prison dress
Wikimedia Commons



"En la guerra los hombres toman una gran cantidad de glorificación que se ha construido sobre el sacrificio práctico de la mujeres" | Discurso de Emmeline Pankhurst | Parte 3


Usted tiene dos bebés mucha hambre y ganas de que sean alimentados. Uno de los bebés está enfermo, y espera indefinidamente hasta que su madre esté lista para alimentarlo. El otro bebé es un bebé impaciente y llora vigorosamente, grita y patea hasta que se le alimenta. A este bebé se le asistió a la primera. Así se puede describir toda la historia de la política. Dejando a un lado el sentimiento, las personas que realmente quieren reformas, aprenden esa lección rápidamente. Sólo la gente que está muy conforme en ir en defensa de ellas indefinidamente juegan la parte del bebé paciente en la política. Si no, tienes que hacer más ruido que cualquier otra persona, tienes que ser más molesto que nadie, tienes que llenar más papeles que nadie…

Eso es lo que las mujeres han estado haciendo y lo que han tenido que hacer en el curso de nuestra lucha desesperada: incomodar a un gran número de personas. Una mujer fue detenida en una ocasión por un gran número de ventanas que se rompieron en Londres como protesta contra un gran engaño por parte del gobierno, que será leído de manera increíble en cincuenta años, cuando se escriba la historia del movimiento. Las mujeres rompieron algunas ventanas como forma de protesta: rompieron las ventanas de los comerciantes donde en otras ocasiones habían gastado la mayor parte de su dinero comprando sombreros y prendas de vestir. También rompieron las ventanas de muchos de los clubes, clubes elegantes en Piccadilly.

Uno de los clubes fue el Club de Guardia. Bueno, el hombre que pertenece al ejército ordinario no es mucho en política pero, muy a menudo, debido a sus conexiones aristocráticas y sociales, tiene una influencia considerable. Una mujer rompió las ventanas del Club de la Guardia, y cuando ella rompió las ventanas, se quedó allí en silencio hasta que el hall porter de Guardia salió y se apoderó de ella y la mantuvo hasta que los policías llegaron a llevarla a la cárcel. 

Varios de los guardias salieron a ver qué clase de mujer era la que había roto sus ventanas, y se encontraron allí a una "mujercita tranquila". Ella pasó de ser una actriz a una mujer que había entrado en nuestro movimiento militante porque sabía de las dificultades y peligros y tentaciones de la vida de la actriz: sus penas privadas y sus dificultades. Había entrado en el movimiento militante para conseguir el voto para las actrices tan pronto como fuera posible para asegurarse así mejores condiciones.

Emmeline Pankhurst speaking to a by-election crowdMy Own Story by Emmeline Pankhurst. London: Virago Ltd., 1979. Originally printed 1914 by Hearst's International Library Co. USA. ISBN 0-86068-057-6.
Wikimedia Commons

Algunos de los guardias -creo que los hombres que nunca habían conocido lo que era ganarse la vida, que no sabían nada de las dificultades de la vida de un hombre, por no hablar de las dificultades de la vida de una mujer- salieron, y dijeron: “¿Por qué rompéis las ventanas? No os han hecho nada". Ella dijo:

martes, 1 de diciembre de 2015

"Todas las bellas frases sobre la libertad eran del todo para el consumo masculino" | Discurso de Emmeline Pankhurst | Parte 2



Bueno, ahora, quiero discutir con ustedes en cuanto a si el camino es el correcto: Quiero explicar todas estas cosas que no se han entendido: Quiero hacerte entender exactamente nuestro plan de campaña porque siento que la mayoría de personas son, por lo general, lógicas y que sólo se pueden hacer entender a los corazones de la gente que están en el lugar correcto. 

[…] Voy a hablar después de las quejas, pero quiero antes que nada hacer entender que esta guerra civil llevada a cabo por las mujeres no es la manifestación histérica que se pensaba que era, estaba cuidadosa y lógicamente pensada. […] No podíamos hacer otra cosa: era o permanecer en una situación peor de la que era antes de que todo esto comenzara, o seguir con estos métodos hasta que se asegurara la victoria. Quiero convenceros de que estos métodos ganarán, porque cuando se adoptan los métodos de la revolución, hay dos justificaciones que creo que son necesarias o que se deben desear. La primera es que se tiene una buena causa para la adopción de esos métodos desde el principio; y la segunda, que se ha adoptado métodos que -cuando se persiguen con coraje y determinación suficientes- están llamados a ganar a largo plazo.

Llevaría demasiado tiempo trazar el curso de métodos militantes adoptados por las mujeres, ya que hace tan sólo ocho años que la palabra militante fue utilizada por primera vez para describir lo que estábamos haciendo; hace alrededor de ocho años que se dio la primera acción militante hecha por las mujeres. No fue militante en absoluto, excepto que provocó la militancia por parte de aquellos que se oponían a ella. Hacer preguntas en las reuniones políticas es un derecho reconocido de todas las personas que asisten a las reuniones públicas; sin duda en mi país, los hombres siempre lo han hecho [...] En cualquier caso en Gran Bretaña es una costumbre, una larga tradición, hacer preguntas a los candidatos en el Parlamento y hacer preguntas a los miembros del Gobierno. Ningún hombre fue expulsado de una reunión pública por hacer preguntas, hasta que los votos para las mujeres entraron en el horizonte político. Las primeras personas que fueron expulsadas de una reunión política por hacer preguntas, fueron mujeres; fueron brutalmente maltratadas; se encontraron en la cárcel antes incluso de que hubieran transcurrido veinticuatro horas.

Imagen de Emmeline Pankhurst


Pero los periódicos, inspirados en gran parte por los políticos, en realidad dijeron -en vez de que los hombres habían asaltado a las mujeres- que eran las mujeres las que eran militantes y a quienes había que culpar. Qué diferente es el razonamiento que los hombres adoptan cuando

domingo, 22 de noviembre de 2015

¿Qué ha pasado con las vecinas de La Corrala Utopía? ¿Dónde está la hierbabuena?

Echo de menos un periodismo de seguimiento: que se preocupe por aquello que cuenta más allá del titular o de la fiebre del momento. Crearlo es promover un sentimiento de responsabilidad en la gente. Crearlo es generar otro público que, lejos de apuntarse a la última moda solidaria, realiza un verdadero ejercicio transformador y a conciencia. Un periodismo que se preocupa por las personas y que no tiene miedo a conocerlas y a empatizar con ellas. 

Hoy pensaba en el miedo que tenemos a la diferencia y en la inmensa cantidad de personas que niegan a otras únicamente porque nunca se mezclaron con ellas. Existen mundos que jamás han entrado en contacto con otros. Es una lástima cuando conocer es amar. Es una lástima también porque generar miedo aquí es fácil: sólo tenemos que tomar a un grupo de personas y aislarlas del mundo. Imponerles otra cultura, una lengua que nadie entienda y otras formas de amar y relacionarse. ¿Qué pasaría cuando ese mundo se presentara ante el nuestro? ¡Cuánto pavor nos daría! El miedo "al otro" sólo se cura involucrándose en otras realidades. 

Para quien no tenga esa posibilidad de moverse y viajar, el periodismo debería ser las herramienta que facilite el acercamiento; y la manera también de eliminar diferencias; de llevar a cabo ese proyecto humano universal del que hablaba Joey Ayoub en su blog. A excepción de algunos casos concretos de medios comprometidos, el periodismo normativo nos aleja cada vez más al no contextualizar cada hecho, al no ponerlos en relación con otros, al no explicarlos en profundidad, al no mostrar las semejanzas que existen entre esas personas  y "las nuestras"

¿Por qué escribo todo esto? Además de porque es algo en lo que pienso continuamente, porque hace tiempo escribí un artículo sobre mujeres que estaban levantando la voz en los diferentes espacios sociales (y políticos. Para mí es un poco lo mismo) con un sello diferente. Entre esas mujeres, hablé de las vecinas de la Corrala Utopía en este artículo.  

Al tiempo de publicarlo, me escribió una de estas vecinas, Marisa Delgado, a través de Facebook para darme las gracias por el enfoque. A partir de ese momento, he generado contacto con ella (o, más bien, la he seguido) y he sabido de su lucha gracias a su perfil. Es algo que me ha pasado durante un tiempo: he conectado con gente maravillosa a través de esta red social que nos trae tantas cosas buenas si se sabe usar. Personas a las que jamás he visto en persona pero que admiro de lejos porque me conecto con sus luchas y me reconfortan. Hay tantas personas cambiando el mundo a conciencia... 

Así que, por este contacto que tengo con Marisa, pensé que podía ser interesante que todo el mundo supiera en qué punto se encuentran ahora, cómo sigue su lucha y cómo están generando sus redes. Por ello, le he preguntado a esta jovencísima vecina de La Corrala, para que sepamos de ellas y, lo que me cuenta, es que  actualmente permanecen realojadas: algunas de manera definitiva y otras de forma provisional a la espera de un realojo definitivo. "Recordamos – me dice- que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía dictaminó que el realojo había sido impecable". 

Según Delgado, las compañeras siguen viviendo de manera muy precaria: trabajos de pocas horas y mal pagados. “Seguimos buscándonos la vida como podemos”. Algunas siguen organizadas como Corrala Utopía defendiendo el derecho a la vivienda y a una vida digna. Colaboran con otras Corralas, en la “Plataforma No Somos Delito”. También luchan contra la violencia de género. Intentan, según la vecina, apoyar todos los movimientos activos en lucha en Sevilla y en Andalucía. Están en contacto con los Campamentos Dignidad de Extremadura. 

Según me cuenta Marisa Delgado, la lucha de la Corrala ha sido y es una lucha de mujeres y feminista: “No sabemos mucho de teoría pero nuestra manera de organizarnos, de defender nuestros derechos y nuestro lugar en el mundo es claramente feminista”. “Entendemos que la lucha es el camino para cambiar las cosas”. 


Me pasa este cartel maravilloso que tienen colgado y que representa por entero su increíble lucha.

Cuando escribí este artículo, lo hice a conciencia de que un nuevo lenguaje se estaba haciendo visible en las esferas más públicas: el lenguaje invisibilizado de las mujeres que se ha materializado a lo largo de la  historia por unas imposiciones diferenciales que nos han dejado huella y que, de alguna forma, nos ha marcado con un denominador común que nos une. Cuando luchamos hacemos menos ruido, nuestros egos son menores, nuestro presupuesto también lo es: luchamos reciclando. cogiendo todo lo que tenemos a nuestro alcance, indagando en nuestra creatividad para transformar lo que hay hay en otra cosa. Nuestra lucha es como ese pollo que nuestra madre aprovechaba hasta el último momento con una creatividad increíble: haciendo un caldo con los huesos, un sándwich con lo que quedaba... Nuestra lucha tiene algo de casero, algo de cocina, algo de vecinas que se piden el perejil que les falta, que piden que, por favor, "echen un ojo a mi madre cuando me voy a hacer la compra". Algo de sur en nuestro caso. Esa parte de sur tan maravillosa que está mas viva que nunca con este tipo de iniciativas y reivindicaciones.

Ejemplos como el de Ada Colau en Barcelona o Manuela Carmena en Madrid están demostrando que hay formas diferentes de hacer política: más humildes, más humanas. Pero los medios sólo hablan de manera potente de Podemos y de Ciudadanos. O, mejor, de Pablo Iglesias y de Albert Rivera La pregunta es ¿cuán diferentes son sus propuestas, sus maneras, sus formas? ¿Qué de diferente hay en sus discursos? Binomios... nuevos y antiguos pero binomios al fin y al cabo. 

Y yo lo que me pregunto es: ¿Dónde está la hierbabuena? 

lunes, 16 de noviembre de 2015

"Nosotros no tenemos botón de seguridad en Facebook" Carta desde Beirut.

Ser políticamente correcta no me interesa demasiado. Ya sabemos todo lo pasado con los atentados de París y cuáles han sido las principales críticas al tratamiento de lo ocurrido. Si bien algunas personas no pueden dejar de ver -en esto de pedir equidad a la hora de dar importancia a todas las muertes- un ataque postmodernista de unas cuantas personas colgadas o hipster; lo cierto es que masacres como ésta dejan en evidencia qué cosas nos importan y cuáles no. ¡Que nos lo digan a las mujeres! 

Desde mi punto de vista, es tan importante denunciar y condenar los atentados como dar voz a aquellas personas que se indignan porque la cobertura es mayor en unos casos que en otros. Este desequilibrio ha causado una fuerte crítica hacia Facebook que no ha activado su aplicación sobre desastres hasta lo ocurrido en Francia. Ver anuncio de Mark Zuckerber de 2014. 


  


En cuanto vi la aplicación me pareció super útil. ¿Por qué tendría que criticarla? ¡Más vale tarde que nunca! Pues nada... Porque me gusta criticar... Porque nunca estoy contenta... No tengo que sospechar ni pensar que Facebook prioriza unos países a otros. Lo que ocurre es que hay una información que lo cambia prácticamente todo: resulta que nuestro amigo Facebook ya activó este servicio durante el terremoto en Nepal. También lo hizo en el de Chile y con el huracán de Patricia y el terremoto de Pakistán y Afganistán. Sólo se había hecho en desastres naturales hasta el otro día cuando decidió activarlo con la masacre en París. 

¿Cuál es el problema entonces con la actuación de esta red social? Pues que justo un día antes del atentado en París se produjo un doble atentado en Beirut (Líbano) en el que fueron asesinadas 43 personas (al menos ésa es la cifra por el momento) por el grupo Estado Islámico (EI). 





Como podréis comprender, que no se hayan dado importancia (o la misma) a estas muertes; al igual que no se dan a otras de otras partes del mundo es algo que; a una persona que estudió periodismo; le espante. ¿A qué están dando cancha los medios? ¿Qué nivel de importancia tenemos que tragarnos? ¿Hasta cuándo vamos a seguir poniendo unas masacres sobre otras? ¿Hasta cuándo vamos a tener que aguantar la censura de información en torno a armas, ventas, compras y guerras?


Ante las críticas, la respuesta no se ha hecho esperar. El creador de Facebook ha publicado lo siguiente

"Hasta ayer, nuestra política ha sido la de activar la comprobación de estado de seguridad solo para desastres naturales. Acabamos de cambiarla y tenemos previsto activarla también cuando ocurran tragedias humanas". Nos preocupamos por toda la gente de la misma forma, y trabajaremos duro para ayudar a la gente que está sufriendo en tantas situaciones como esta como podamos". 

Aquí sólo toca ver si esa preocupación por igual es cierta. Aunque a mí me gustaría, sinceramente, quedarme con la duda porque eso implicaría que el dispositivo de seguridad no ha tenido que usarse nunca más.

El blog de Joey Ayoub


Otra cuestión interesante en torno a este tema tiene a un bloguero como protagonista: Joey Ayoub. Se trata de un blogger libanés y francohablante que ha generado un post que ha sido compartido más de 10.000 veces en Facebook. Precisamente en la entrada hacía una crítica a la red social por hacer distinción entre unas víctimas y otras. El post (en inglés) no tiene desperdicio. Podéis verlo aquí. Os paso abajo la traducción al español. Vuelvo a repetir que no soy filóloga (pero hago lo que puedo porque me parece interesante de compartir).

BEIRU, PARÍS
14 de noviembre 2015
Vengo de una comunidad francófona privilegiada del Líbano. Por tanto, siempre he visto a Francia como mi segundo hogar. Las calles de París son tan familiares para mí como las calles de Beirut. Acabo de estar en París hace unos días.

Éstas han sido dos noches horribles para mí. En la primera, se acabó con la vida  vida de más de 40 personas en Beirut. En la segunda, fueron más de 100 en París.

También está claro que, en el mundo, las muertes de mi pueblo en Beirut no importan tanto como las muertes de mis otras personas en París.

"Nosotros" no tenemos un botón de seguridad en Facebook. "Nosotros" no obtenemos declaraciones nocturnas de los hombres y mujeres más poderosas; ni recibimos comentarios de millones de usuarios.

"Nosotros" no cambiamos las políticas que afectarán la vida de innumerables refugiados inocentes.

Todo esto no puede estar más claro.

Digo esto sin resentimiento alguno, simplemente con tristeza.

Es difícil darse cuenta de esto a pesar de la retórica de pensamiento progresista que hemos creado como una voz humana aparentemente unida. La mayoría de nosotros, la mayoría de quienes formamos esta curiosa especie, seguimos excluidos de las preocupaciones dominantes del "mundo".

Y sé que lo que en el término "mundo",está excluida la mayor parte del mundo. Porque así es como funcionan las estructuras de poder.

No me importa.

Mi "cuerpo" no importa al "mundo".

Si muero, esto no a va a marcar la diferencia.

Una vez más, lo digo sin resentimiento alguno.

Esta afirmación no es más que un hecho. Es un hecho "político", es cierto, pero es un hecho, en fin.

Tal vez debería tener un poco de resentimiento, pero estoy demasiado cansado. Resulta pesado ser consciente de ello.

Yo sé que soy lo suficientemente privilegiado porque, cuando muera, seré recordado por amigos y seres queridos. Tal vez este blog y la presencia online, pueda recoger algunas ideas sobre personas de todo el mundo. Ésa es la belleza de Internet. Y también es un privilegio con respecto a los demás.

Nunca antes había entendido lo que Ta-Nehisi Coates escribió cuando habló del Cuerpo Negro en Estados Unidos. Creo que hay una historia que contar con el Cuerpo árabe también. El Cuerpo nativo americano. El Cuerpo Indígena. El cuerpo de América Latina. El Cuerpo indio. El Cuerpo kurdo. El Cuerpo de Pakistán. El Cuerpo chino. Y tantos otros órganos.

El cuerpo humano no es uno [...] Tal vez esto en sí mismo es una ilusión. Pero tal vez es una ilusión que merece la pena conservar, porque no sé en qué tipo de mundo viviríamos si esto no fuera más que una ilusión. 

Algunos cuerpos son globales, pero la mayoría de los cuerpos son locales, regionales, «étnicos».

Mis pensamientos están con todas las víctimas de todos horribles ataques de hoy en día, y mis pensamientos están con todos los que van a sufrir una grave discriminación como resultado de las acciones de unos pocos asesinos de masas y del fracaso de la imaginación de la humanidad en su intento de verse a sí misma como una entidad unificada.

Mi única esperanza es que podamos ser suficientemente fuertes como para generar respuesta frente a lo que pretenden estos criminales. Quiero ser lo suficientemente optimista como para decir que estamos llegando allí; sea lo que sea  "allí".

Tenemos que hablar de estas cosas. Tenemos que hablar sobre la Raza. Simplemente tenemos que hacerlo.


*Entiendo que se refiere a hablar de "la raza" a hablar sobre un pacto unificado de humanidad: entendiendo "la raza" como "raza humana" y no como razas fragmentadas y de clases distintas. Lo digo porque la palabra "raza" aplicada en este último sentido me disgusta mucho precisamente porque creo que marcar diferncias entre las personas persigue discriminaciones concretas. 

** Este texto podría traducirse perfectamente a lo que las feministas llevamos pidiendo siglos: que las muertes a mujeres empiecen a ser consideradas en la medida que merecen. Es un grito a la equidad y ya va siendo hora de que le plantemos cara al silencio y que dejemos de ridiculizar a quienes -incluso en estos momentos de barbarie- piden un trato igualitario. 

martes, 10 de noviembre de 2015

No tengo aspecto de soldado ni de prisionero, pero soy las dos cosas. Discurso Emmeline Pankhurst Completo.

A quien no conozca la figura de Emmeline Pankhurst, le invito a leer el artículo sobre sufragistas que escribí para Pikara Magazine. La temática está a la orden del día ya que Suffragette casi se acaba de estrenar. La película, dirigida por Sarah Gavron y escrita por Abi Morga, tendrá como una de sus principales protagonistas a Meryl Streep que ya nos tiene acostumbradas a papeles reivindicativos que generan referentes poderosos para las mujeres. En esta ocasión, Streep interpretará a Emmeline Pankhurst. 



Lo que quiero rescatar aquí es el gran discurso que este personaje histórico hizo en medio de la multitud -en 1914 en Hartford, Connecticut, EE.UU- para revindicar el voto para las mujeres. Inauguro así una sesión dedicada a grandes discursos hechos por mujeres porque hay muchísimos que, considero, deben ser rescatados una y otra vez por su grandeza y por la inspiración que nos otorga. Eso sí, advierto que éste en concreto es largo y lo voy a tener que dividir por muchas partes [inspiración a pedacitos]. Para que luego digamos que no es necesario divagar a veces y ser densas para cuestiones claves...

Para mí, es necesario seguir construyendo referentes femeninos que nos muestren acción y fortaleza para compensar la balanza, porque siempre han existido -aunque la sociedad normativa se empeñe en no darles su valor y su sitio- mujeres que han construido la Historia. Encontraréis estos discursos bajo la etiqueta "Discursos" (jaja). He hecho la traducción como he podido: no me lapidéis filólogxs ingleses...

Compartid si consideráis que esa historia que también han hecho las mujeres tiene que ser recuperada.

Discurso de Emmeline Pankhurst | Parte I                                                  1914. Hartford, Connecticut


Señora Hepburn, señoras y señores: Muchas personas vienen a Hartford para hacer frente a las reuniones, de alguna forma, como defensores. Esta noche no me dirijo a esta reunión en Hartford para para defender una reforma. No vengo aquí como una defensora, porque cualquier posición que el movimiento sufragista puede ocupar en los Estados Unidos de América, en Inglaterra ha ido más allá del ámbito de la defensa y ha entrado en la esfera de la política práctica. Se ha convertido en el tema de la revolución y la guerra civil, así que esta noche no estoy aquí para defender el sufragio femenino. Las sufragistas estadounidenses pueden hacerlo muy bien por sí mismas.

Estoy aquí como un soldado que ha abandonado temporalmente el campo de batalla con el fin de explicar -parece extraño que tenga que hacerlo- qué es la guerra civil y cómo es cuando la libran las mujeres. No estoy aquí sólo como un soldado temporalmente ausente del campo de batalla; Estoy aquí -y eso, creo, es la parte más extraña de mi visita- Estoy aquí como una persona que, de acuerdo con los tribunales de justicia de mi país, no tiene ningún valor para la comunidad: debido a mi estilo de vida se ha juzgado que soy una persona peligrosa, bajo pena de trabajos forzados en una prisión. Así que debe haber algo de interés en escuchar a una persona así. Me atrevo a decir que, en la mente de muchos de ustedes, seguro que no tengo demasiado aspecto de soldado ni de prisionero, pero soy las dos cosas. [...] [Advierte de que va a empezar a tutear]